Página principal

jueves, 25 de mayo de 2006

Carta a Presidente del Gobierno desde TRANSEXUALIDAD-EUSKADI


Presidente del Gobierno:

Ruego que transmita al señor Ministro del Interior mi profunda inquietud por el trato recibido por la ciudadana Tatiana Sánchez Mansilla por la Policía Nacional, en Zaragoza.

Como otros muchos ciudadanos demócratas que me consta que comparten esta grave desazón, requiero al Presidente del Gobierno, para que adopte las siguientes medidas:

a) Dimisión de cargo del Ministro de Interior.

b) Práctica de una investigación interior, paralelamente al procedimiento judicial, que depure responsabilidades y dictamine las medidas disciplinarias o cautelares a emplear.

c) Envío de una circular a los distintos centros de la Policía Nacional y la Guardia Civil dependientes de ese Ministerio, con instrucciones sobre el trato respetuoso de que deben ser objeto las personas transexuales, como cualesquiera otras.

d) Presentación de las necesarias disculpas a la ciudadana Tatiana Sánchez Mansilla.

Le saluda atentamente

Andrea Muñiz Celestino
Presidenta de, TRANSEXUALIDAD-EUSKADI

Relato de los hechos.


"...Que no exigiera derechos que yo carecía y carecería siempre de ellos por más que se empeñara Zapatero”.

No la permitieron hacer la llamada preceptiva desde la comisaría, muriendo uno de sus perros por no poderlos atender nadie.

Mujer transexual denuncia que fue brutalmente detenida por y con la fuerza, humillada y vejada por la policía en Zaragoza. Todo esto después de haber llamado a comisaría para requerir el servicio de los agentes, puesto que su ex compañero sentimental había llegado a la casa manteniendo con ella una discusión muy fuerte, y temió por su seguridad.

Cuando los agentes llegaron al domicilio de DOÑA TATIANA SÁNCHEZ MANSILLA (MANUEL), con DNI 33988445-B, que así se llama la victima; y después de detener al ex compañero sentimental la dijeron que presentara denuncia, a lo que la afectada manifestó que no quería hacerlo, tal vez por temor.

Por fin accedió a realizarla cuando ya había cuatro agentes en su domicilio y la conminaban a que bajase sin dilación. Entonces pidió que la dejaran cambiarse de ropa, porque estaba en pijama, y poner a sus perros en espacio abierto, además de dejarles comida y agua, ya que los había encerrado en la habitación por recomendación de la policía.

Fue entonces cuando: < “Uno de los policías de forma despótica y prepotente se lanzó sobre mí colocándome las esposas en unión de los demás compañeros que me sujetaban con saña mientras yo lloraba y gritaba porque no me dejaban liberar a mis perros. Me obligaron a irme en pijama y zapatillas sin cambiarme ” No me dejaron volver a mi piso y mientras me bajaban por las escaleras me decían que los Transexuales éramos lo último de la sociedad y que mis derechos se reducían a “cerrar el pico y aguantarme con todas”. Que no exigiera derechos que yo carecía y carecería siempre de ellos por más que se empeñara Zapatero” >

La violencia con la que la apretaron las esposas hizo en ella heridas en manos, brazos y cuello, teniendo correspondiente parte medico de esta situación.

Ya en comisaría la pesadilla continuó: < “ Me llevaron a la comisaría de San José, Paseo de Rosales, s/n 5008-Zaragoza, donde sufrí todo tipo de burlas, humillaciones y desprecios (les oía comentar claramente entre ellos que yo estaba loca).
Todo el tiempo se estuvieron dirigiendo a mí en masculino, el policía que me cacheó lo hizo sin ningún tipo de respeto. Me metieron en un calabozo sin saber de que se me acusaba y sin permitirme hacer una llamada para que atendieran a los perros.
Me quitaron las gafas de ver, tengo miopía, 10,50 dioptrías en cada ojo, lo que me dejó sin visibilidad alguna. Me quitaron el sujetador también. Sufrí una “bajada de azúcar” y una crisis de ansiedad y fui asistida en el suelo por un equipo médico sin en ningún momento trasladarme a un centro hospitalario alguno. Oriné sangre, tuve un dolor de riñones y no me hicieron ningún caso. Así estuve sufriendo hasta el sábado día 20 de mayo, cuando por fin fui puesta en libertad sin cargo alguno junto con mi ex pareja. Los dos regresamos sin cargos a casa.” >

De regreso a su casa pudo comprobar como uno de sus perros había muerto por falta de atención en los dos días que estuvo retenida en comisaría: < “Al llegar a casa, uno de nuestros perros había fallecido al no haber podido ocuparse nadie de él en todo ese tiempo y como consecuencia de la falta de atención.” >

Una transexual denuncia a la Policía de Zaragoza por vejaciones y agresión

Diario El Mundo/Pedro Simón-. Llamó a la policía buscando protección porque su novio llegó ebrio y la tarde amenazaba borrasca. Pero el SOS lanzado a la comisaría de San José se convirtió en transfóbico bumerán: fue detenida, insultada, sufrió agresiones recogidas en un parte médico, vio cómo se quedaba ciega al privarle de sus gafas (más de 10 dioptrías en cada ojo) y cómo era interpelada machaconamente por los agentes como «Manuel». Y todo para quedar en libertad sin cargos dos días después.

Le ocurrió el pasado 18 de mayo a Tatiana Sánchez, una transexual de Zaragoza. La denuncia que puso el lunes en el juzgado de guardia señala que los policías le dijeron: «Tú no vas a tener nunca derechos, por mucho que se empeñe Zapatero».

Según Tatiana, los agentes la conminaron a acompañarles a comisaría para interponer una denuncia contra su pareja, a lo que ella se negó. Después de insistir, pidió que le dejaran quitarse el pijama y dejar agua y comida a sus tres perros antes de partir. Fue entonces cuando uno de los policías le puso las esposas y todo se enredó.

La denunciante presenta lesiones en manos, antebrazo y cuello. Narra que sufrió «todo tipo de burlas y desprecios». Por ejemplo, le decían que estaba «loca», era citada por su nombre masculino, asegura que fue cacheada «sin ningún tipo de respeto» y se quedó sin gafas y sin sujetador.

El destino fue el calabozo. Después de una bajada de azúcar, un ataque de ansiedad y orinar sangre, la mujer despertó de la pesadilla. Ayer confesaba que, para una transexual, la «democracia es esa luz de una galaxia lejana que algún día llegará». Tatiana y su pareja regresaron a casa después de dos días de asco. Dos de los perros saludaron de júbilo. El otro estaba muerto.

mandadlo debidamente cumplimentando los requisitos por esta dirección--->http://www.la-moncloa.es/Presidente/EscribiralPresidente/formularioEscribirPresidente.htm

Y también lo podeis hacer por: jlrzapatero@presidencia.gob.es