Página principal

viernes, 17 de noviembre de 2006

Sanidad anuncia un gasto de 1.345 euros por habitante para el año que viene


El Correo-.
-------------

Dispondrá de 2.864 millones, que suponen un ligero esfuerzo del Ejecutivo para cubrir el gasto sanitario «Pedimos más, pero es lo que hemos podido conseguir», confiesa Inclán en el Parlamento

El Departamento de Sanidad dispondrá de 2.864 millones de euros en 2007, lo que supone una subida del 10% respecto de 2006, seis puntos por encima de
lo que han aumentado de forma global los presupuestos generales del Gobierno vasco. El crecimiento, doscientos millones más que la partida destinada este año, revela que el Ejecutivo ha hecho un ligero esfuerzo en dotar de mayores recursos a los servicios sanitarios. El gasto público en este caso será de 1.345 euros por habitante -ahora es de 1.250-.

Esos 2.800 millones que el consejero Inclán ha logrado arañar de los presupuestos tras 'pelearse' con Hacienda no son suficientes. «Pedimos más, pero es lo que hemos podido conseguir», comentaba Gabriel Inclán durante la presentación ayer ante el Parlamento vasco de las cuentas de su consejería.

En el reparto del pastel, la Sanidad se lleva la porción más grande, el 32% del dinero del que dispone el Gobierno de Ibarretxe para 2007. Sin embargo, los responsables sanitarios recuerdan que todo es poco para hacer frente a unos gastos crecientes, fruto de una población que envejece y unas técnicas sanitarias que se perfeccionan continuamente. «Si necesitamos más, gastaremos más. No podemos dejar sin respuesta la demanda de un hospital, por ejemplo...», advertían ayer, en corrillos, los miembros del equipo de Inclán. De hecho, confesaban, en 2006 van a gastar más de lo que se presupuestó en un principio. Hacienda lo comprenderá, confían ellos.

La Sanidad vasca destinará el grueso del dinero a los hospitales, 1.400 millones, a la atención primaria--ambulatorios y centros de salud-, 325, y a pagar los fármacos, 757 millones. En los conciertos con centros privados y públicos empleará 204 millones de euros.

Con esas partidas tratarán de responder a un uso creciente de los recursos sanitarios.
El equipo de Inclán prevé que durante el próximo año, cada ciudadano vasco acuda una media de cinco veces a la consulta de Atención Primaria y dos al especialista. La mitad de la población de Euskadi pasará por las Urgencias de un hospital, once de cada cien quedarán ingresados y nueve acabarán en el quirófano. En total, 10 millones de consultas de Atención Primaria, 922.000 urgencias, más de 233.000 ingresos hospitalarios y una cifra similar de intervenciones quirúrgicas.

Menos medicamentos

Entre los objetivos que se marca el departamento para el siguiente ejercicio destaca el propósito de frenar el gasto farmacéutico. Uno de los pocos que se pueden intentar ralentizar. «Ya se está conteniendo en los últimos años», destacó Inclán. El consejero subrayó que su departamento tratará de alcanzar un porcentaje del 14% de prescripción de genéricos -en la actualidad está en el 12%-, un punto más que en 2005. Si durante este año se dedican 681 euros al pago de los medicamentos -tanto en recetas como el consumo hospitalario-, para 2007 se han reservado 757, un 10% más.

Inclán se ha marcado también como reto reducir las listas de espera. Sin embargo, ayer explicó a los parlamentarios que no hay una partida concreta en los presupuestos que permita probar sus esfuerzos por hacer que las esperas de los usuarios de Osakidetza sean cada vez más cortas. Adelantó que el próximo año se contratarán a 45 profesionales para conseguir rebajar las listas. El consejero recordó que en la actualidad, la demora para consultas de Atención Primaria y pruebas complementarias son de 30 días, y de 50 para intervenciones quirúrgicas. «Hace un año eran de más de 70 las de consultas», detalló.