Página principal

viernes, 15 de enero de 2010

20 transexuales navarros esperan poder operarse para reafirmar su condición sexual

(derecha: Iván Garde, presidente de la asociación navarra Ilota Ledo, e izquierda: Berenguer, coordinador de Transexualidad de la federación estatal LGTB)
Diario de Navarra-.
--------------------------

- La nueva ley foral que entrará en vigor en febrero reconoce intervenciones gratuitas

- Los menores, que necesitan autorización judicial para pasar por quirófano, recibirán apoyo educativo y psicológico

En Navarra, alrededor de 20 personas transexuales están a la espera de una operación que permita la reconstrucción de sus genitales o lo que es lo mismo la reasignación de su sexo, opción elegida en su mayoría por mujeres con cuerpo de hombre. La nueva ley foral integral sobre Transexualidad, ratificada por el Parlamento foral y que entrará en vigor en febrero, garantiza que la sanidad pública financie este tipo de metamorfosis y, en general, todo el complejo proceso que tiene que ver con el tratamiento psicológico y hormonal, y que puede concluir -o no- con una cirugía mayor. En la actualidad los navarros acuden a otros centros públicos o privados de comunidades como Andalucía o Cataluña para poder generar una vagina y extirpar un pene, o bien reconstruir órganos masculinos.

Los menores de edad también tendrán mayores garantías, principalmente en materia educativa y de apoyo psicológico. En principio la legislación estatal solo permite este tipo de intervenciones en menores de 18 años si cuentan con una autorización judicial aunque exista el apoyo de su familia y de los médicos. Tres condiciones que reunía la joven de 16 años que acaba de ser sometida en una clínica privada de Barcelona a la primera operación de cambio de sexo que se realiza en el Estado. El cirujano Iván Mañero, responsable de la operación, ha defendido este tipo de intervenciones antes de la edad adulta, incluso de los 18 años, debido a que los riesgos son menores. Sus declaraciones han sido controvertidas y no del todo compartidas por la propia comunidad transexual. Para Iván Garde, presidente de la asociación navarra de transexuales Ilota Ledo, intervenir en menores desde un plano psicológico es más determinante para su evolución, al igual que formar al profesorado y a los profesionales de la sociedad para evitar la "culpabilización del menor, el sufrimiento de llevarlo oculto". En Navarra sólo se conoce al menos un caso de una chica menor cuyos familiares se han puesto en contacto con la asociación para conocer recursos.

Colectivo

En Navarra se han dado a conocer al menos 50 transexuales de los cuales la mitad ya se han operado (en su mayoría para tener cuerpo de mujer, es decir, transexuales femeninos). Del resto, hay una minoría que no se opera aunque lo cubra la Seguridad Social, pero el resto sí está pendiente de una cirugía y "expectantes con la ley foral de transexualidad dependiendo de las garantías de contar con una solución de calidad". Para Pablo Sánchez Valverde, ginecólogo de Andraize, las operaciones de cambio de sexo no están recogidas todavía dentro de la Cartera de Servicios, ni siquiera el tratamiento hormonal que se realiza desde este centro de manera voluntaria. Cree que la ley va a permitir avanzar en la coordinación del tratamiento y seguimiento de estos casos, pero tiene claro que las operaciones serán financiadas fuera de nuestra comunidad por falta de "experiencia y de número de casos", augura. Hay muchos transexuales con tratamiento hormonal y que no se plantean "nada más". Sí es más frecuente que se hagan una cirugía menor, una prótesis de mama por ejemplo. Desde Andraize se derivan muchos casos a Málaga (servicio andaluz) o Barcelona pero con cargo al paciente, salvo alguna excepción. "Es muy raro comenzar a los 14-16 años con un diagnóstico psiquiátrico, luego un tratamiento hormonal...y mucho menos una cirugía. Los tratamientos se suelen empezar entre 20 y 30 años coincidiendo con la madurez personal".