Página principal

lunes, 1 de mayo de 2006

La CGL pide que se promulgue la ley de identidad de género


(Agencias)-.
------------
La Federación de asociaciones Coordinadora Gai-Lesbiana de Cataluña ha mostrado su apoyo a la Asociación de Transexuales de Cataluña y el Colectivo de Transexuales de Cataluña (CTC), que reclaman la promulgación del proyecto de Ley de Identidad de Género que ha preparado el Gobierno.

El presidente de honor de la CGL, Jordi Petit, ha manifestado que 'no dudamos del compromiso del Gobierno en tirar adelante este proyecto, tal como ha ratificado recientemente el ministro de Justicia' pero ha puntualizado que 'esperamos que no se retrase por más tiempo' y ha recordado que países 'tan dispares' como Suiza o Turquía tienen ya una legislación que reconoce a los transexuales.

'Se trata de un colectivo que no puede esconderse en ningún armario, como a veces se ven obligados a hacer gays y lesbianas, y que sufre por tanto una fuerte discriminación que les impide encontrar trabajo, abocándolos en muchos casos a la prostitución', ha afirmado Petit.

Para el presidente de honor de la CGL es 'de justicia' regular la situación de 'quienes por su visibilidad' fueron perseguidos bajo el franquismo en aplicación de la Ley de Peligrosidad Social, un colectivo que en los países de América Latina son los que 'más agresiones y asesinatos sufren y se ven obligados a emigrar.'

Nadia, una transexual femenina del GAG (Grup d'Amics Gais) ha manifestado por su parte que 'este proyecto de ley tiene la virtud de aceptar y regular el cambio de identidad de género sin condicionarlo a ninguna intervención quirúrgica, cosa que me parece correcta y avanzada porque desmedicaliza nuestra situación'.

En este sentido, recalca que 'cada cual puede optar a esa operación o no, pues hay distintas situaciones personales y no conviene hacer pasar a todo el mundo por el mismo rasero'


Para Nadia, esta operación no se trata de un capricho, 'no es una frivolidad, es un acto íntimo de gran trascendencia personal que no debería ser motivo de debate público y que tiene que estar al alcance gratuito de todo o toda transexual que así lo desee a través de la Seguridad Social, como cualquier otra intervención quirúrgica de interés para la salud de la persona'.